martes, 17 de abril de 2018

Garcilaso de la Vega: poeta del amor, caballero de la guerra.

 " Si Garcilaso volviera,
yo sería su escudero;
que buen caballero era.
  Mi traje de marinero
se trocaría en guerrera
ante el brillar de su acero;
que buen caballero era.
  ¡Qué dulce oírle, guerrero,
al borde de su estribera!
En la mano, mi sombrero;
que buen caballero era."

Estos versos de Rafael Alberti en Marinero en tierra (1924) recuerdan a uno de los más importantes poetas españoles de todos los tiempos: Garcilaso de la Vega

Garcilaso de la Vega es un poeta de obra breve pero fundamental, porque marca un antes y un después en la historia de nuestra poesía. Concretamente sus poemas supusieron el paso de la Edad Media al Renacimiento en el ámbito de la poesía : fue el primero en hacer poemas en los que se respira ya el nuevo aire que supuso ese movimiento revolucionario, y siguiendo sus pasos hubo toda una serie de poetas castellanos que recogieron sus innovaciones. Es decir, tras él y por él, la poesía española no volvió a ser la misma.



Garcilaso de la Vega nació en Toledo en una fecha que aún a día de hoy resulta incierta (hay quien dice que en 1499, otros apuntan a 1501, 1502, 1503...), en el seno de una familia vinculada a la nobleza, de la que él era el tercer hijo y el segundo varón. Y esto fue seguramente  determinante para que llegara a ser el gran poeta que luego sería, ya que era lo que se conocía como "segundón"; es decir, sin derecho a herencia (heredaba el primer hijo varón, según las normas del mayorazgo), y por ello, obligado a formarse para "buscarse la vida". Y así, sabemos que Garcilaso estudió lenguas, música y todo aquello que el ideal de la época consideraba deseable en un cortesano. Y este ideal implicaba, aparte de las letras, el dominio de las armas, con el que Garcilaso cumpliría al convertirse en soldado al servicio del emperador recién llegado de Alemania como Carlos I de España.

Pero antes, Garcilaso conoció en su vida el que sería el gran tema de su poesía: el amor. Desde 1998, gracias al hallazgo de un documento, sabemos que vivió un largo, intenso y apasionado amor de juventud con una dama llamada Guiomar Castillo, que daría como fruto un hijo.

En una escritura de donación de 1537, ya muerto el poeta (archivo del Conde de Cedillo), la dama afirma: “Yo tuve amistad del muy magnífico caballero Garcilaso de la Vega... Entre mí y el dicho Garcilaso hubo amistad y cópula carnal mucho tiempo, de la cual cópula yo me empreñé del dicho señor Garcilaso, y parí a don Lorenzo Suárez de Figueroa, hijo del dicho señor Garcilaso y mío, siendo asimismo el dicho señor Garcilaso hombre mancebo y suelto, sin ser desposado ni casado al dicho tiempo y sazón”

Poco después será cuando entre al servicio del emperador apoyándole en sofocar la revuelta de los Comuneros. Luego, al servicio del duque de Alba (al que dedicará una Elegía y la segunda de sus Églogas), participará en diversas expediciones, y en su vida militar conocerá a Juan Boscán, también soldado y también poeta, que habría de ser su compañero en armas y letras, pero sobre todo, un gran amigo, como recoge la Epístola en verso a él dedicada y su otra Elegía.. Como recompensa a sus esfuerzos militares, el emperador le otorgó la orden de Caballero de Santiago, todo un honor.

Entre campaña y campaña, Garcilaso se casó con Elena de Zúñiga,  y con ella tendrá cinco hijos, algunos de los cuales murieron siendo niños. En 1526, para asistir a la boda del emperador Carlos V con Isabel de Portugal, Garcilaso se traslada a Andalucía, y este viaje será fundamental para su vida y su obra. 
En primer lugar, porque en Granada tendrá lugar una conversación que llegará a ser mítica: la del poeta y Juan Boscán con el embajador de Nápoles, que les anima a escribir poesía en castellano pero imitando el estilo italiano, que será lo que dé lugar a la auténtica revolución poética que supuso la obra del poeta toledano.
 Y en segundo lugar, porque entre las damas de compañía de la reina está Isabel Freyre, la que según muchos biógrafos fue el gran amor de Garcilaso y a la que están dedicados muchos de sus versos (entre ellos, la famosísima Égloga I). De hecho, esta dama se casó con otro (caballero al que parece aludir Garcilaso en algunos de sus versos) y murió muy pronto,  acontecimiento que se recoge en esa égloga.

Y será también acompañando al emperador como Garcilaso viaje a Italia (ya que Nápoles formaba parte de los dominios de España por aquel entonces) donde entrará en contacto directo con la lírica renancentista italiana, una de las grandes influencias que recoge su poesía y que supondrá toda una revolución en la historia de nuestra lírica.

Por encargo del Emperador viajará también a Francia,para espiar cómo era tratada su hermana Leonor, casada con Francisco I de Francia, lo que demuestra hasta qué punto nuestro poeta era un hombre de confianza de Carlos I. Y sin embargo, poco después el propio emperador lo desterrará a una isla del Danubio en castigo por apoyar una boda familiar de Garcilaso a la que Carlos I se oponía. Esta experiencia del destierro también tendrá su reflejo poético en la Canción III de Garcilaso.

Tras el destierro, en 1532, volverá a Italia, donde compaginará sus labores militares con la escritura de sus obras más importantes. Le hieren en alguna importante expedición en el norte de África (a la que alude en la Elegía que dedica a su amigo y compañero Juan Boscán), pero será en una expedición en Provenza contra Francia, parte de la lucha contra uno de los grandes enemigos de Carlos I, Francisco I, donde la muerte le encuentre, después de tantas hazañas importantes y peligrosas, en el asalto a una torre aparentemente abandonada y sin ninguna importancia, en el otoño de 1536.

No tenemos ningún retrato que nos diga cómo era , sin embargo, sí conservamos un retrato literario:
"Era garboso y cortesano con no sé qué majestad envuelta en el agrado del rostro que le hacía dueño de los corazones, no más que con saludarlos. Y luego entraban su elocuencia y su trato a rendir lo que su afabilidad y su gentileza habían dejado por conquistar. Ningún hombre tuvo más prendas para arrastrar las almas, habiendo puesto la Naturaleza un cuerpo galán y de proporcionada estatura para palacio de la majestad de aquella alma. Adorábale el pueblo, y sus iguales, o no podían o no se atrevían a ser émulos porque el resplandor de sus prendas deslumbraba a la envidia, dejándola cobardes los ojos con la mucha luz o del todo ciegos."


¿Quieres conocer más sobre él?
Garcilaso 2
  •  La página web de la Universidad de Oklahoma Muy buena información, excelentes imágenes y en español, claro.
  • La web de Garcilaso un lugar de encuentro para garcilasistas del mundo.Puedes tener acceso a las obras de Garcilaso, a su biografía, a artículos y estudios sobre su vida y su obra. También puedes conocer una interesante ruta sobre Garcilaso de la Vega en Toledo, su sorprendente testamento, así como una serie de imágenes y enlaces sobre el escritor.
Garcilaso 1

OBRAS DE GARCILASO DE LA VEGA

ACTIVIDADES SOBRE GARCILASO

jueves, 12 de abril de 2018

Tópicos literarios del Renacimiento

¿Qué es un tópico? 
Según la RAE un tópico es un lugar común, idea o expresión muy repetida.
 
¿Qué son los tópicos literarios? 
Son lugares comunes, temas o motivos que se reiteran en las obras literarias clásicas y que han perdurado,en ocasiones,hasta nuestros días.Muchos se designa por medio de expresiones latinas.
  
Tópicos propios del Renacimiento 

 Carpe diem (o "goza del día presente", Horacio). Hay que disfrutar del tiempo en que se dispone de belleza, entusiasmo y salud, es decir, la juventud, porque el paso del tiempo lo arruinará (ubi sunt?). Procede del poeta latino Horacio y lo podemos observar en poetas como, Garcilaso de la Vega, especialmente en el Soneto XXIII.


Collige, virgo, rosas ( o "coge, doncella, las rosas"). Es una derivación del tema anterior que parte de un verso de Ausonio, poeta latino:“Collige, virgo, rosas, dum flos novus, et nova pubes, et memor esto aevum sic properare tuum”: "Coge, virgen, la rosa" y que es también una incitación a gozar del día, pero aplicado a una mujer. Aparece en el soneto XXIII de Garcilaso.



“Beatus ille”...(o "feliz aquel que alejado de los negocios...", Horacio). Ensalza la vida sencilla y retirada, por lo general en contacto con la naturaleza. A veces se confunde con el "menosprecio de corte y alabanza de aldea". Recoge las palabras iniciales del Épodo II de Horacio y es Fray Luis de León quien le dio mayor fuerza en su "Oda a la vida retirada". Consiste en enumerar el ideal de felicidad basado en la ausencia de pasiones -vanidad, avaricia, cargos...- y en vivir de acuerdo con la propia conciencia, retirado.
Aurea mediocritas (o "medianía de oro", Horacio): ideal de vida en que no se prefiere lo mucho ni lo poco, sino tener estrictamente lo necesario, porque así no hay preocupación por las pasiones de guardar lo que se tiene de más o del deseo de obtener lo que falta.
Descriptio puellae: (o descripción de la dama ): la descripción de la amada como si fuera un objeto o cosa preciosa compuesto de materias hermosas o lujosas. Su cabello es oro, sus mejillas ruborizadas son rosas, cristal su frente, coral sus encías, perlas sus dientes, etc... Responde a una fórmula muy conocida de la poesía de la Edad de Oro. El rostro es el centro de esta belleza, se habla de su cabello -rubio-, de su tez, del color blanco, de sus frente, de sus cejas, de sus ojos, de su boca, de su cuello, de sus dientes...Pincha en la imagen

Fortuna mutabile (o “la fortuna mudable”). Se refiere a los avatares de la fortuna que, a veces, es favorable y otras no, tanto subes como bajas. Fue muy frecuente en el Renacimiento.
Homo universalis, ( u "hombre universal"). Ideal del artista del Renacimiento, cuando pretende abarcar todas las facetas del saber humanístico y la creación artística y técnica.
Locus amoenus ( o "lugar delicioso" ), según Ernst Robert Curtius es un lugar natural provisto de tres elementos: agua, prado y sombra de árboles, que invita a la conversación o al descanso. Es el escenario de los diálogos ciceronianos y de las conversaciones de la literatura pastoril. Si falta cualquiera de esos tres elementos, no se trata de un lugar delicioso. La descripción del paisaje tiene las mismas características: prados verdes, riachuelos cristalinos, pájaros cantando, árboles con deleitosa sombra. 



 Muchos de estos tópicos se siguen utilizando en la actualidad porque un clásico es para siempre y porque los seres humanos de todos los tiempos nos movemos por los mismos impulsos y preocupaciones: el paso del tiempo, el deseo de disfrutar de nuestra vida efímera, la añoranza de la juventud perdida, el disfrute de los placeres sencillos...

Aparecen en canciones

 
VIVE TU CARPE DIEM
Y APRENDE A SER FELIZ SAL DE TU MUNDO GRIS,
Y APUESTA HOY POR TI,
QUE LA VIDA TIENE PRISA Y EL AMOR ES UN INSTANTE...

En poemas




Collige, virgo, rosas

Niña, arranca las rosas, no esperes a mañana.
Córtalas a destajo, desaforadamente,
sin pararte a pensar si son malas o buenas.
Que no quede ni una. Púlete los rosales
que encuentres a tu paso y deja las espinas
para tus compañeras de colegio. Disfruta
de la luz y del oro mientras puedas y rinde
tu belleza a ese dios rechoncho y melancólico
que va por los jardines instilando veneno.
Goza labios y lengua, machácate de gusto
con quien se deje y no permitas que el otoño
te pille con la piel reseca y sin un hombre
(por lo menos) comiéndote las hechuras del alma.
Y que la negra muerte te quite lo bailado.
("Collige, virgo, rosas", Por fuertes y fronteras, Luis Alberto de Cuenca)


"No volveré a ser joven"

Y para terminar os recomiendo la película, El club de los poetas muertos, basada en la novela homónima. En esta película, el señor Keating, nuevo profesor de literatura, inculcará a sus alumnos un ferviente gusto por la creatividad, la poesía y el amor; les enseñará a pensar por sí mismos, a confiar en sus capacidades y actuar por impulsos verdaderos y no por coacciones externas. Os dejo el momento en el que se recrea este tópico "Carpe diem":


¿Qué otros ejemplos conoces?

El Renacimiento


 El Renacimiento es un movimiento cultural que, impulsado por la actitud humanista, abarca todos los aspectos de la actividad humana: político, económicos, artísticos… Se trata de un cambio de mentalidad, de una distinta valoración del mundo y del hombre, de una nueva forma de entender la existencia. Nosotros estudiamos este “renacer”a lo clásico en la brillante literatura que se desarrolló en España a lo largo del siglo XVI.


Os dejo estos videos para conocer su contexto cultural, económico y social  





El Renacimiento en España

sábado, 7 de abril de 2018

¡Va de cuentos! Don Juan Manuel y el Libro del conde Lucanor

Don Juan Manuel continuó la labor iniciada por su tío, Alfonso X, puede considerarse el máximo representante de la prosa del siglo XIV.
 Su obra presenta una gran variedad temática: la vanidad, la hipocresía, la justicia, la caza, la honra, la riqueza o la amistad. Todos ellos tratados, sin embargo, con un clara intención didáctica y moral.
Este autor tiene una clara conciencia de escritor, por lo que en sus obras muestra su voluntad por cuidar el estilo. Emplea un estilo que muestra su preocupación por el lenguaje, con un amplio vocabulario, una adjetivación exacta y un uso excesivo de oraciones copulativas, lo que imprime a sus escritos un ritmo lento.
La producción literaria de don Juan Manuel incluye obras como el Libro de los castigos y consejos a su hijo don Fernando, el Libro del caballero y el escudero, el Libro de los Estados y el Libro de Patronio o El Conde Lucanor.

  De toda su obra destaca especialmente el Libro de Patronio o El Conde Lucanor. Su título completo y original en castellano medieval es Libro de los enxiemplos del Conde Lucanor et de Patronio (Libro de los ejemplos del conde Lucanor y de Patronio). El libro está compuesto por cinco partes, la más conocida de las cuales es una serie de 51 exempla o cuentos moralizantes tomados de varias fuentes, como Esopo y otros clásicos, así como de cuentos tradicionales árabes.

 "Este libro fue escrito por don Juan, hijo del muy noble infante don Manuel, con el deseo de que los hombres hagan en este mundo tales obras que les resulten provechosas para su honra, su hacienda y estado, así como para que encuentren el camino de la salvación. Con este fin escribió los cuentos más provechosos que él sabía, para que los hombres puedan guiarse por medio de ellos, pues sería extraño que a alguien le sucediera alguna cosa que no se parezca a alguna de las contadas aquí."

 Los cuentos siguen la misma estructura:
  • Integración de los ejemplos en un relato-marco: el conde Lucanor plantea un problema sobre la honra, la hacienda o el estado a su consejero Patronio.
  • Patronio propone la solución a través de un cuento, del que se puede extraer una moraleja. El cuento tiene una estructura cronológico lineal: presentación, nudo y desenlace.
  • El conde aplica la enseñanza y le va bien.
  • Don Juan Manuel aparece como personaje y resume la moraleja en un pareado.  Esta moraleja es siempre más práctica que moral.
El texto completo de El Conde Lucanor está disponible, como siempre, en la Biblioteca Virtual Cervantes.

Para repasar puedes realizar estas actividades

¿Cuál te ha gustado más?   Espero tus comentarios