jueves, 12 de septiembre de 2013

" Yo recomiendo "

Cómo gobernar un país

Una guía antigua para políticos modernos

Marco Tulio Cicerón


Cicerón es, para la mayoría de nosotros, una referencia del mundo clásico: un gran estadista romano, de lectura reservada normalmente a especialistas. Philip Freeman nos ha descubierto, sin embargo, su sorprendente modernidad, en este libro en que selecciona, reúne y comenta sus mejores textos sobre temas como el liderazgo, la corrupción, los impuestos, la guerra, la inmigración o la importancia del compromiso. La traducción va acompañada además de los textos latinos originales.
.Advierte hace ya 21 siglos que “servirse de un cargo público para enriquecimiento personal resulta no ya inmoral, sino criminal y abominable. Por eso cabe entender que el oráculo que ofreció Apolo Pitio a los espartanos, según el cual su patria no perecería si no era en manos de la avaricia, no es aplicable solo a los lacedemonios, sino también a todos los pueblos acaudalados. Nada hay con que pueda ganarse mejor el favor de las masas un gobernante que la integridad y la templanza”.
Sobre la tentación del poder a dominación: “quienes pretenden dominar a un pueblo sometido tendrán que emplear medios brutales para ello, tal como hace el señor con sus esclavos, si no funcionan otros recursos; pero muy perturbado tiene que estar quien se arme para gobernar un estado libre con el miedo: el miedo no debe sustituir a la estima.”
Y una  lección progresista sobre inmigración: “Yo defiendo un principio universal: que en todas las regiones de la tierra no existe nadie tan enemigo del pueblo romano por odio o desacuerdo que no podamos acogerlo entre nosotros u obsequiarlo con la ciudadanía. No cabe duda alguna de que lo que más solidez ha dado al imperio y más renombre ha conferido al pueblo romano es lo que nos enseñó Rómulo, fundador de esta ciudad, al sellar el tratado con los sabinos: que era necesario engrandecerla aceptando en ella a nuestros enemigos.”

Resulta sorprendente que lo que Cicerón explicaba en el año 100 antes de Cristo sea de tan rabiosa actualidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada