sábado, 25 de junio de 2016

Una dramaturga del Siglo XVII

Entre los autores de la comedia nueva no solo figuraron voces masculinas como Lope de Vega, Calderón de la Barca o Tirso de Molina, sino que también comenzaron a estrenar con notable éxito las primeras dramaturgas en lengua castellana, como Ana Caro, célebre por sus comedias de capa y espada y no sólo escribía obras de teatro que fueron aclamadas e incluso exaltadas por literatos de gran fama, sino que se dedicó profesionalmente a confeccionar por encargo relaciones

Ana Caro de Mallén cobraba por su trabajo, era escritora de oficio, su dedicación a la escritura no es sólo el resultado del gusto por escribir, sino que hace de la literatura una profesión. Ese era su trabajo, su forma de ganarse la vida. 


Entre sus obras destaca Valor, agravio y mujer, una interesante pieza teatral en la que toma como punto de partida las convenciones sociales de la época para reflexionar sobre el tema del honor a partir de una perspectiva eminentemente femenina. 


   Existen de esta obra en la Biblioteca Nacional dos manuscritos; uno del siglo XVII que consta de 48 hojas; el segundo es una copia del siglo XVII, de 31 hojas.

 En ella  Ana Caro ironiza con las reglas establecidas por la sociedad en la que le ha tocado vivir y llega incluso a ridiculizar algunas de las actitudes consideradas como valores típicamente masculinos. 
Se trata de una comedia urbana y como tal tiene como ingredientes principales los enredos y los equívocos. El disfraz que convierte a Leonor en Leonardo consigue transformar a los personajes que la rodean, y así, la duquesa Estela acaba enamorada de Leonardo sin saber que éste es una mujer, complicando aún más las cosas. 
 En la obra aparecen también los personajes prototípicos de este tipo de comedias. Uno de éstos es el gracioso, que en está ocasión aparece en la figura de Ribete, el criado de Leonor/Leonardo. Este personaje en ocasiones se coloca como contrapunto de las conversaciones para introducir pensamientos que la autora utiliza como reivindicaciones solapadas, así, a lo largo de la obra Ribete aprovecha para señalar los grandes avances que en cuestión literaria están obteniendo las mujeres. 


RIBETE:   (…) aun quieren poetizar

                  las mujeres, y se atreven

           a hacer comedias ya.

TOMILLO:    ¡Válgame Dios!  Pues, ¿no fuera

mejor coser e hilar?

¡Mujeres poetas!

                                        RIBETE:     Sí;
               mas no es nuevo, pues están

     Argentaria, Safo, Areta,

         Blesilla, y más de un millar

              de modernas, que hoy a Italia

lustre soberano dan,

disculpando la osadía
                                                        de su nueva vanidad
 



Pero del mismo modo, Ribete es vehículo para señalar lo que la sociedad de la época tiene en mente sobre el género femenino y así habla cuando descubre que Leonor busca venganza disfrazada de hombre: 

  RIBETE:         ¿Qué intenta Leonor, qué es esto?

                   Mas es mujer.  ¿Qué no hará?

                  Que la más compuesta tiene

     mil pelos de Satanás





 Leonor se viste de hombre para vengar un agravio. Ese artificio era muy utilizado en las comedias del Siglo de Oro. Lope de Vega lo utilizaba con habitualidad; de sus 460 comedias, 113 utilizan el uso del disfraz varonil y Tirso de Molina lo usa en 21 de sus comedias En este caso, el disfraz de varón no aporta a Leonor/Leonardo, cualidades consideradas típicamente masculinas como el valor, porque ella ya es una mujer valiente sin la necesidad del disfraz, pero ante los ojos de los demás, al atuendo la convierte en alguien diferente:

LEONOR:        En este traje podré

                                   cobrar mi perdido honor.



             A lo que su criado responde:



RIBETE:         Oyéndote estoy,

                                              y, ¡por Cristo! que he pensado

                                            que el nuevo traje te ha dado

          alientos.



jueves, 23 de junio de 2016

¿Por qué hay que leer a los clásicos?


Carta a los alumnos del Alhakén:

Tienes catorce, quince, dieciséis… años y preguntas cosas para las que en muchas ocasiones no tengo respuesta. Entre otras razones, porque nunca hay respuestas para todo. Yo sólo puedo escribirte que no hay varitas mágicas, ni ábrete sésamos. Esos son cuentos chinos. De lo que sí estoy seguro es de que no hay mejor vacuna que el conocimiento. Me refiero a la cultura, en el sentido amplio y generoso del término: no soluciona casi nada, pero ayuda a comprender, a asumir, sin caer en el embrutecimiento, o en la resignación. Con ello quiero sugerirte que leas, que viajes, y que mires.

Eres el último eslabón de una cadena maravillosa que tiene diez mil años de historia; de una cultura originalmente mediterránea que arranca de la Biblia, Egipto y la Grecia clásica, que luego se hace romana y fertiliza al occidente que hoy llamamos Europa. Una cultura que se mezcla con otras a medida que se extiende, que se impregna de Islam hasta florecer en la latinidad cristiana medieval y el Renacimiento, y luego viaja a América en naves españolas para retornar enriquecida por ese nuevo y vigoroso mestizaje, antes de volverse Ilustración, o fiesta de las ideas.

Para conocerte, para comprender, lee al menos lo básico. Estudia la Mitología, y también a Homero, y a Virgilio. Lee como mínimo a Quevedo y a Cervantes, échale un vistazo al teatro y la poesía del Siglo de Oro, conoce a Moratín, que era madrileño, a Galdós, que era canario, a Valle-Inclán, que era gallego, a Pío Baroja, que era vasco. Ponlos a todos en buena compañía con Dante, Shakespeare, Voltaire, Dickens, Stendhal, Dostoievski, Tolstoi, Melville, Mann. No olvides el Nuevo Testamento y recuerda que en el principio fue la Biblia, y que toda la Historia de la Filosofía no es, en cierto modo, sino notas a pie de página a las obras de Platón y Aristóteles.

Viaja, y hazlo con esos libros en la intención, en la memoria y en la mochila. Verás qué pocos fanatismos e ignorancias de pueblo y cabra de campanario sobreviven a una visita paciente a El Escorial, a una mañana en el museo del Prado, a un paseo por los barrios viejos de Sevilla, a una cerveza bajo el acueducto de Segovia. Si haces todo eso -o al menos sueñas con hacerlo- conocerás la única patria que de verdad vale la pena.
                                                                                                            Arturo Pérez-Reverte
 
¿Qué es un clásico literario?

Aceptémoslo, todos hemos estado en esa situación donde mencionan un clásico y no sabemos de qué trata. Incluso podríamos citar pasajes de dichos libros,pero ni siquiera hemos leído la primera página de éstos.

Los clásicos son ese tipo de títulos que todos debimos haber leído en algún momento de nuestra vida y, sin embargo, sólo hemos escuchado en las clases del instituto, en algún blog, o en “conversaciones intelectuales” en las que alguien se pone “estupendo”. 
 
"Un clásico, decía Hemingway, es una obra que todos admiran y que nadie lee". Pero nuestros estudiantes de Secundaria no pueden acceder a los libros clásicos si no se les facilita su lectura comprensiva. La educación instrumental y formadora de destrezas y valores permite al adolescente integrarse con seguridad en la sociedad, pero para enriquecer y dar sentido a esa integración, se necesita una perspectiva temporal de la cultura y de las formas vitales. Si no, quedamos atrapados en el presente vertiginoso, sin entenderlo bien, arrastrados por la actualidad y sus poderosos reclamos. Somos como enanos a los hombros de gigantes, que decía Bernardo de Chartres, podemos ver más, y más lejos que ellos, no por la agudeza de nuestra vista ni por la altura de nuestro cuerpo, sino porque somos levantados por su gran altura.

Las obras clásicas amplían nuestra experiencia, nos llevan a las raíces, aceptan renovadas interpretaciones y su lectura puede ser un gozoso y útil entretenimiento. El Cid, La Celestina, El Lazarillo son tres grandes indiscutibles de la literatura española. ¿Sería sensato desterrarlos del currículum escolar? El perturbado amor de Calixto y Melibea, la sabiduría mundana de la bruja Celestina deben formar parte de ese conocimiento en el tiempo que ofrecen otros muchos personajes aventureros: el viajero Ulises, el Campeador mio Cid, el pícaro y maltratado Lázaro, el valeroso e idealista don Quijote… Ítalo Calvino ofrecía catorce razones para leer a los clásicos, pero, en todo caso, decía, leerlos es mejor que no leerlos.

Por ello, y para dejar atrás la horrenda definición de clásico de Hemingway, preferimos afirmar con Ítalo Calvino que un clásico es un libro que no termina de decir lo que tiene que decir.



El carácter interdisciplinar de los textos clásicos invita al desarrollo de actividades de todo tipo. Como ejemplo, los alumnos de 1º de la ESO nos exponen sus trabajos en relación con una actividad denominada “El Quijote y las matemáticas” que han llevado a cabo en la clase de matemáticas.

Ofrecemos también unas antologías de los textos clásicos que los alumnos de 4º de la ESO y 1º de Bachillerato han leído y trabajado en clase.


miércoles, 22 de junio de 2016

Conocemos el teatro barroco

Los alumnos de 3º A y B bilingüe, a través de la herramienta Glogster, nos dan a conocer cómo ha ido evolucionando el teatro así como las principales características y autores del teatro barroco europeo.

El género teatral


 
La comedia nacional


 Lope de Vega

http://cunadologronoeva5759d526b9830.edu.glogster.com/glog-from-fr-jun-12-2016



Calderón de la Barca
http://edu.glogster.com//glog/49942867


Teatro inglés. Shakespeare

http://edu.glogster.com//glog/49969921

Teatro francés. Molière

http://javierlr575ed51375f16.edu.glogster.com/glog-from-es-jun-13-2016

miércoles, 15 de junio de 2016

" Yo Recomiendo "

  Ya que los exámenes están llegando a su fin y tenemos más tiempo para leer lo que nos gusta  Fernando Romero Mazo  de  4º  ESO C nos recomienda:

Uno de los últimos libros que he leído ha sido El corredor del laberinto (The maze runner), de James Dashner.
El libro cuenta la historia de un adolescente llamado Thomas que aparece en una llanura rodeada de muros conocida como “El Claro” dentro de un ascensor lleno de suministros como comida, tecnología, ropa y otros productos.
Allí, le recibe un gran grupo de adolescentes que dicen vivir en ese Claro. Le explican que, al igual que él, ninguno recuerda nada de antes del Claro, y se intenta adaptar a su nueva vida. Pero un día es atacado por uno de los corredores que salen a explorar el laberinto cada mañana.
Thomas consigue defenderse y su agresor es detenido. Su castigo es pasar una noche en el laberinto, a lo que nadie sobrevive. Poco más tarde, el ascensor de los suministros vuelve a subir, esta vez con una chica y una nota que dice que no llegaran más.
La vida sigue en el Claro hasta que un día Thomas ve como uno de los corredores, herido, intenta llegar a la entrada del laberinto. Thomas intenta rescatarlo, pero lo único que consigue es quedarse encerrado con él. Tras esto, tendrá que sobrevivir a los laceradores, unas bestias que habitan en el laberinto por las noches. Finalmente, consiguen sobrevivir.
Thomas se interesa por el laberinto y descubre sus secretos. Tras eso, reunirá a todos los habitantes del Claro que quieran seguirle para intentar encontrar la salida. Tras perder a muchos compañeros, el grupo consigue encontrar una salida y salir del laberinto. Entonces, descubren que son un experimento para intentar encontrar una cura a una enfermedad neurológica....
The Maze Runner es una trilogía escrita por el autor estadounidense James Dashner, que comprende las novelas juveniles The Maze Runner (2009), The Scorch Trials (2010) y The Death Cure (2011).
El 19 de septiembre de 2014, 20th Century Fox estrenó The Maze Runner, adaptación cinematográfica del primer título dirigida por el canadiense Wes Ball. El filme se convirtió en un éxito en taquilla al recaudar más de 339 millones de dólares en todo el mundo. Su secuela, Maze Runner: The Scorch Trials, adaptación del segundo título, se estrenó el 18 de septiembre de 2015.



sábado, 11 de junio de 2016

Lope de Vega en cuatro películas

1. Lope, de Andrucha Waddington (2010), es una superproducción que relata la intensa vida del literato


2. La dama boba, de Manuel Iborra (2006), adapta la comedia palatina escrita por Lope de Vega en 1613 sobre el poder educativo del amor, y al revés, el poder del intelecto para alcanzar los intereses amorosos.

 

3. Fuenteovejuna, de Antonio Román (1947), da vida a los personajes de una de las mejores obras dramáticas del autor.



4. El perro del hortelano, de Pilar Miró (1996), con Emma Suárez, Carmelo Gómez y Ana Duato como protagonistas, adapta la divertida comedia amorosa de Lope de Vega.
 

martes, 7 de junio de 2016

El genio armonizador : Lope de Vega


Junto a Góngora y Quevedo, una serie de poetas unen los rasgos característicos de la poesía culta del s XVII y armonizan la brillantez culterana y la sutiliza conceptista. Enre ellos destaca Lope Félix de Vega Carpio (1562 -1635).
Su producción lírica es una síntesis de corrientes poéticas: en ella refleja la readición culta de los cancioneros y las influencias renacentistas de tipo italianizante:


                             Ir y quedarse, y con quedar partirse,
                             partir sin alma, y ir con alma ajena,
                             oír la dulce voz de una sirena
                             y no poder del árbol desasirse..    Rimas (1602)


Agrupó sus poemas repartidos por todas sus obras dramáticas y narrativas en varios libros:Rimas (1602) Rimas sacras (1614) Romancero espiritual (1610) Triunfos divinos (1625) y Rimas humanas y divinas del licenciado Tomé de Burguillos (1634)


1.1.    Poesía épica

Compuso dos textos inspirados en la épica italiana del Renacimiento: La hermosura de Angélica (1602) , que parte del Orlando furioso de Ariosto, y Jerusalén conquistada (1609), imitación de la Jerusalén libertada de Tasso. De carácter épico son también La Dragontea (1588), sobre el pirata inglés Francis Drake, y El Isidro (1599) sobre el patrón de Madrid, san Isidro, con el que inaugura una nueva clase de poema hagiográfico, lejos del tono heroico: se ocupa de la santidad de lo cotidiano y lo humilde.


1.2.    Poesía lírica

Como autor lírico recogió sus composiciones en Rimas (1602), Rimas sacras (1614) y Rimas humanas y divinas del licenciado Tomé de Burguillos (1634). En estos libros Lope nos muestra sus diversas facetas líricas: el poeta vitalista, el petrarquista, el imitador de Góngora, el poeta filosófico, el religioso. Es especialmente interesante su capacidad para verter literariamente sus experiencias cotidianas, para poetizar la circunstancia, preludiando con ello el espíritu del escritor moderno.
Lope se valió de todos los metros, pero destacó particularmente en el uso del romance y del soneto. Sus romances fueron famosísimos. Es, desde luego, uno de los representantes más ilustres del Romancero nuevo o artístico. Fue también un fecundísimo escritor de sonetos, de los que compuso más de un millar. Los sonetos constituyen la base de las Rimas de 1602. Estas Rimas parten de la tradición petrarquista, pero la trascienden por la fuerza vital y emocional que transmiten.
Además de otras composiciones, cien sonetos son también el núcleo de sus Rimas sacras. Este libro muestra la vertiente religiosa de Lope y algunos de sus poemas revelan una profunda espiritualidad, que contrasta con el carácter netamente profano de otras muchas obras suyas. La estructura de las Rimas está cuidadosamente pensada a partir de la idea clásica de variedad, muy adecuada para su finalidad didáctica, según el doble objetivo de enseñar y agradar. Así, el libro es variado tanto estróficamente (sonetos, canciones, romances…) como temáticamente y compositivamente. Esta variedad compositiva se refleja también en la estructura interna de los textos que se ajusta  a modelos artísticos o retóricos de carácter religioso o profano.
Las Rimas de Burguillos y otras composiciones líricas como la Égloga a Amarilis y la Égloga a Claudio, deben interpretarse, junto a otras obras del final de la vida de Lope, como producto de una época de melancolía y decepción, que se transforma en ocasiones en ironía o burla.Debe notarse además que en las Rimas de Burguillos Lope de Vega se desdobla en un personaje, Tomé de Burguillos, ficticio creador de los textos, peculiar individuo, irónico y enamorado, que parece en ocasiones cobrar voz propia. 




Te animo a conocer más cosas de Lope con
  1. Este interactivo sobre Lope de Vega desarrollado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes incluye una biografía del autor, algunas de sus comedias más importantes, audios donde se pueden escuchar algunos de sus sonetos recitados e imágenes que ilustran su vida y el teatro de la época.
  2. En el folleto de la Casa Museo Lope de Vega pueden verse las estancias donde el dramaturgo vivió los últimos 25 años de su vida. El documento aporta datos curiosos sobre las habitaciones y la vida del dramaturgo. 
  3.  Esta divertida biografía animada 
  4. Y por supuesto con El ministerio del Tiempo